April 11, 2008

Mejor no me cuentes

CARTELERA FEBRERO
MAÑANA TE CUENTO 2
Por Diego Cabrera


En Mañana te cuento (2005), ópera prima de Eduardo Mendoza, la épica adolescente claudicó en frescura y espontaneidad a costa de diálogos impostados, exhibicionismo barato y psicología para dummies, cortesía de un selecto tridente de Damas de Compañía dispuestas a satisfacer los deseos de un cuarteto de púberes calenturientos que mataperrean en Halloween sin remordimiento criollo de por medio y a expensas de las tarjetas de crédito de sus padres. No obstante, la película le deparó a su director el aplauso del público local (300 mil espectadores) y extranjero (el DVD fue un éxito en los Estados Unidos), así como el interés de la productora norteamericana Laguna Films. Justamente a pedido de esta última es que se concibió una secuela. Por ello no sorprende que se haya dejado de lado el localismo clasista de la primera (de ahí que el realizador pueda tomarse la licencia de poblar de ambulantes el sanjón, o que pretenda darle un look de fiesta de fraternidad gringa a las celebraciones de fin de finales de las universidades limeñas), fueron superados los problemas técnicos y se contó con un presupuesto mayor. Sin embargo, los resultados distan mucho de significar un progreso para quien en su momento fuese tildado por un sector de la prensa como “el cineasta joven más promisorio del Perú”.

La historia nos sitúa cuatro años después del ‘debut’ de Manuel (Bruno Ascenzo), quien convive con dos de los tres amigos con los cuales compartió aventuras en Mañana te cuento. A partir del reencuentro de éste con Bibiana (Melania Urbina), la prostituta con la que tuvo su ‘primera vez’, se desatarán una serie de infortunios alrededor de un botín y un novio violento y obsesivo que pondrán a prueba la lealtad y el amor existentes entre el trío de amigos y la pareja protagónica.

A diferencia de su predecesora, Mañana te cuento 2 sí apunta a la ligereza pero de guión. Si algo había caracterizado al mejor Mendoza (TQ-1992) había sido precisamente una estructura narrativa que apuntaba al encierro de los personajes, a situaciones opresivas capaces de hacerles perder el control. Aquí en cambio priman los exteriores y es el espectador el que necesita auxilio. Y no solo por la poca empatía de sus improvisados amantes (a quienes su director atribuye “La mejor escena de sexo de la historia del cine peruano”, a pesar de que su sensualidad es digna de un video clip de Julio Andrade), por sus locaciones desconcertantes (El aspecto naif del cuarto de hotel en el que se hospeda Bibiana; la facilidad con la que pasamos de las arenas de San Pedro a los campos de Lurín cuando la pareja fugitiva se dispone a ‘tirar dedo’) y la falta de lógica de sus giros arguméntales (las motivaciones románticas de los protagonistas, el destino del dinero del Casino y del botín en general), sino también por su apuesta genérica. ¿Qué es, o que pretende ser, Mañana te cuento 2? ¿Una comedia romántica con ínfulas de policial y un ápice de épica posmoderna? ¿O una suerte de película de terror en serie, sin serial killer de por medio, para un espectador medianamente exigente? Lo cierto es que ante la incertidumbre, la ausencia de ‘carne’ terminó por ahuyentar a los despistados. El bolsillo de sus productores y el ego de su director sufrieron el revés (las cifras de taquilla no llegaron ni a la mitad de lo esperado). Lastima que tal desgracia ajena sea nuestra única garantía de que no exista un mañana en el cual Mendoza y compañia nos quieran hacer el cuento una vez más.

Fecha de estreno en el Perú: 14 de febrero del 2008.

1 Comments:

At 2:44 PM, Blogger BUDOKAN said...

Creo que es la primera vez que entro a tu blog y la verdad que me ha sorprendido por el gran nivel de calidad con el que hablas sobre cine. Saludos!

 

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home