September 19, 2008

Festival de Lima

En la variedad no está el gusto

Por Diego Cabrera

A decir de su Sección Oficial, los problemas de definición que antes aquejaban al Festival de Lima parecen haber sido superados, sin embargo hay algo que no termina de cuajar: nuestro festival no podrá jactarse del nombre propio mientras no supere sus propias taras. En tal sentido, reafirmo lo dicho el año pasado en esta misma tribuna: el éxito internacional del festival depende de los riesgos que asuman quienes lo regentan. Por ello, es poco menos que un despropósito la eliminación de la Sección Ópera Prima. El haber prescindido de un apartado que pese a no asegurar vanguardia al menos implica novedad para introducir otro compuesto por películas menores como “Secretos y Tesoros de Latinoamérica”, demuestra falta de criterio de parte de los programadores. Ya es momento de priorizar la calidad de los filmes por encima de la variedad. No puede ser posible que año tras año se insista con lo más deleznable del cine de ficción brasilero y cubano. No es casualidad que este 2008 la competencia haya sido relativamente pareja y que la presencia de ambas delegaciones menguara en relación a la habitual; tampoco es casualidad que el nivel haya incrementado al mismo tiempo que la representación argentina, la cual finalmente terminó llevándose la mayoría de los premios. Para alcanzar la categoría a la que aspira el evento cultural más importante del Perú se debe preocupar por ofertar algo más que un puñado de invitados de relevancia mundial, unas cuantas actividades académicas, un cúmulo de exhibiciones y una Sección Oficial decorosa; de lo contrario, “lo más sabroso de Latinoamérica” seguirá sabiendo a ‘sancochado’, y ese plato no a todos nos gusta.

Labels:

2 Comments:

At 3:22 PM, Blogger Yasmin Sayán said...

Esas tan telenovelescas películas brasileñas y cubanas – que se confundían entre ellas- hacían de este ojo con apetito un noctámbulo, por la falta de un buen plato. En verdad, que falta de consagración y de respeto para este publico cinéfilo. Sin embargo, en lo que respecta a este segundo año que acudo al festival- gracias a buenas películas- he llegado a obtener ciertos orgasmos meníngeos que el anterior no obtuve; y no necesariamente en operas primas. Claro que, por otra buena parte, los documentales fueron lo mejor del repertorio en competencia, muy bien estructurados. Todo lo bueno, por segundo año, se encontraba fuera del festival o mejor dicho del posero céntrico centro cultural, que gracias a mi buena suerte y “Eyemo” pude observar; películas que jamás había visto de NiKita Mijalov y toda una gama de películas Alemanas, algunas logradas y otras aburridas, se pasaban de vuelta. En conclusión, deberían de abstenerse de una incontinente liquidez y empezar a menguar un festival que pueda jactarse de ser uno; aunque este año, en mi opinión, trajo buenas oportunidades si emitimos esas operas primas de ficción,obvio que no todas, pero en su mayoría. Hay que aceptar, también, que cada año el festival se va aseverando y perfilando.¡Bien por los gauchos!

 
At 3:26 PM, Blogger Yasmin Sayán said...

Esas tan telenovelescas películas brasileñas y cubanas – que se confundían entre ellas- hacían de este ojo con apetito un noctámbulo, por la falta de un buen plato. En verdad, que falta de consagración y de respeto para este publico cinéfilo. Sin embargo, en lo que respecta a este segundo año que acudo al festival, gracias a buenas películas, he llegado a obtener ciertos orgasmos meníngeos que el anterior no obtuve; y no necesariamente en operas primas. Claro que, por otra buena parte, los documentales fueron lo mejor del repertorio en competencia, muy bien estructurados. Todo lo bueno, por segundo año, se encontraba fuera del festival o mejor dicho del posero céntrico centro cultural, que gracias a mi buena suerte y “Eyemo” pude observar; películas que jamás había visto de NiKita Mijalov y toda una gama de películas Alemanas, algunas logradas y otras aburridas, se pasaban de vuelta. En conclusión, deberían de abstenerse de una incontinente liquidez y empezar a menguar un festival que pueda jactarse de ser uno; aunque este año, en mi opinión, trajo buenas oportunidades si omitimos esas operas primas de ficción. Hay que aceptar que cada año el festival se va aseverando y perfilando.¡Que envidia por lo gauchos!

 

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home